PAGINA DE PSICOLOGIA GENERAL, DEL DESARROLLO Y DEL APRENDIZAJE

La evolución de los gemelos


 

por Cinthia Marisol Herman

 

            Para esta monografía he investigado sobre los nacimientos múltiples. No dude al elegir el tema que desarrollaré a continuación, ya que me parece muy interesante que dos personas a pesar de ser dos individuos diferentes, muchas veces no puedan distinguirse una de otra.

            Trataré temas como su aspecto biológico, los recién nacidos, su primer año de vida, cuando están en edad preescolar, su comienzo en la escolarización, la secundaria, que pasa cuando uno de ellos es discapacitado, y comentaré sobre el tema de su independencia, que en mi opinión, es troncal en sus vidas.

            Comenzaré con un aspecto biológico, ya que es interesante el hecho de que en los últimos años aumentó el número de embarazos múltiples, debido a tratamientos hormonales, fecundación in vitro y porque las mujeres se embarazan a una edad más tardía y esto aumenta la posibilidad de una doble ovulación.

            Al producirse la fecundación, el espermatozoide penetra en el óvulo, los cuales tienen 23 cromosomas cada uno, en la unión se forma el huevo o cigoto con un total de 46 cromosomas. Cuando esta célula se divide y se separa por completo, se produce el desarrollo de gemelos monocigóticos (llamados gemelos idénticos), que provienen de un mismo óvulo, con la misma carga genética. Por otro lado, los gemelos dicigóticos (llamados gemelos fraternos o mellizos) provienen de dos óvulos distintos que a su vez son fecundados por dos espermatozoides diferentes.

            Me imagino que debe causar un gran impacto la noticia de que no es solo uno el niño que imaginan, sino que son dos o más. Para algunos el impacto debe ser agradable, y para otros, especialmente si el embarazo no fue planeado o si existen problemas económicos, debe ser terrible.

            El nacimiento es el momento donde rompe sus vínculos con la vida fetal, cuando debe salir a un mundo real, a “arreglárselas solo”, en el caso de los gemelos esto se duplica ya que, esto implica además de un corte de cordón, la separación del gemelo. En donde pueden encontrar alivio, es en el contacto con su madre.

            Una relación al mismo tiempo con dos bebés se complica si a los padres les resulta difícil distinguirlos, para esto una solución puede ser, poniéndoles ropa diferente o darles distaos juguetes, por ejemplo.

            La relación con la medre tiene muchísima importancia en el momento de amamantarlos. Según lo que leí, algunas han conseguido que los horarios de ambos fueran coincidiendo y les daban a los dos al mismo tiempo. Otras han preferido dar a cada uno por separado para darles un trato más individual. Y otras fueron alternando los do sistemas: a veces les daban juntos y a veces separados.

            La producción de leche aumenta ante la mayor demanda, ya que el principal estimulo es la succión, y al tener dos bebés que succionan, produce más leche, logrando que los dos bebés crezcan adecuadamente. Puedo llegar a la conclusión que el problema de la madre no es la producción de leche , sino el “tiempo” que le ocupa.

            Existen también casos, según lo que investigué, en que el temperamento del niño influye en la relación con la madre, ya que puede “hacerse querer” más el que tenga un carácter que amortice mas con el de la madre. Hay casos extremos, en los que no se pueden establecer lazos con alguno de los gemelos y esto lleva a tenerlos al cuidado de otra persona, y hasta en el peor de los casos, darlos en adopción.

            También puede pasar que uno de ellos demande más atención, ya sea porque llora mucho o porque es más lento para mamar. En este caso la madre se puede llegar a sentir culpable en relación con el niño que resulte relativamente descuidado.

            El primer año de vida de los hermanos resulta enloquecedor para la familia y en especial para sus madres, las salidas son un problema, pero paulatinamente el esfuerzo se va haciendo menor.

            Hay estudios que demuestran que durante este primer año, los gemelos idénticos necesitan un tiempo más largo que los gemelos fraternos, para reconocer su imagen en el espejo.

            Cuando llegan a la etapa del preescolar es quizás el momento en el que se dan plena cuenta de que son gemelos, con sus ventajas, como tener siempre un compañero de juego , y sus desventajas como el tener que compartir objetos y personas, hasta incluso su madre.

            Tienen que aprender a esperar a una edad muchísimo más temprana que los demás niños. Además, la madre no solo pasa menos tiempo con cada uno, sino que generalmente tienden a responder menos a los llamados vocales que indican alguna molestia o reclaman atención.

            En general, en edad preescolar, los gemelos evolucionan de la misma manera que los demás niños. Tienden a estar más adelantados en algunas actividades, como compartir o participar en juegos interactivos, ya que tienen muchísima práctica.

            Aunque por lo que he investigado, los gemelos, y en especial los varones, son más lentos en el lenguaje. Esto se puede deber a razones biológicas, pero también existen otros factores que pueden afectar, como que los padres están muy ocupados y tienen mucho menos tiempo para hablar con sus hijos, además, las madres pueden creer, erróneamente, que no hay tanta necesidad de hablar con los niños porque entre ellos, ya se entretienen solos. Otro problema, característico de los gemelos es que cada uno tiene, como modelo para el habla, al otro gemelo. Pero puedo destacar, que el único dominio lingüístico en el que se quedan más adelantados es en el de “rapidez de reacción”, probablemente porque ellos se esfuerzan por ser los primeros en introducirse en la conversación. Sin embargo, esta “carrera” por encontrar primero las palabras puede afectar negativamente la pronunciación, por lo que tienden a omitir consonantes y también el final de las palabras.

            Los gemelos establecen una enorme dependencia reciproca. En general, pasan más tiempo juntos que con cualquiera de los padres. Por esto tienden a copiarse el uno al otro, o bien a tener reacciones opuestas, pero de cualquiera de las dos maneras, están reaccionando cada uno frente al otro, en vez de descubrir, poco a poco, sus propias necesidades y deseos o por lo menos, aprender a estar solos.

            Esta dependencia me recuerda, conversaciones que tuve con Hernán, un gemelo idéntico, compañero de trabajo. El me comentó que en sus 18 años de vida, lo último que hace antes de acostarse y lo primero al levantarse, es mirar que esté Cristian (su gemelo) en la cama de al lado, que nunca faltó, y que aunque peleen, enseguida se amigan y no puede estar sin él.

            Una cuestión muy importante con la que se enfrentan las familias con gemelos, es si se los debe separar en el proceso de escolarización. La mayoría de las personas están de acuerdo, en que cuando llegan a la secundaria, es mejor que estén en clases diferentes, pero cuando son más pequeños, seguramente la decisión va a depender de cómo se desempeñen, y de las opciones que se ofrezcan en la escuela. Me parece oportuno relatar aquí, otro extracto de la conversación que tuve con Hernán. El también me contó, que siempre fue junto con Cristian a la escuela, tanto a la primaria como a la secundaria, y ahora también estudian juntos Gastronomía, respecto a esto último me dijo: - “A mi me gustaba, y Cristian dijo que bueno, él también venía conmigo”. Una anécdota que me relató fue que en 6º grado los separaron porque se portaban mal, pero lloraban tanto que en el colegio les hicieron prometer que si se portaban bien, los volvían a juntar, ellos aceptaron, pero en 7º grado los quisieron volver a separar, entonces junto con sus padres decidieron cambiarse de colegio, y fueron a uno donde les permitieron estar en el mismo curso.

            Independientemente de que se los separe o no, no cabe duda de que es vital que a los gemelos se los trate siempre como individuos. Para esto, es necesario que sea fácil distinguirlos , que se llame a cada uno por su nombre y se los estimule a que tengan sus propios intereses y amistades.

            Muchas veces se los ve como una unidad o , como dos niños imposibles de distinguir. Pero cada gemelo necesita que lo reconozcan y lo traten como a un individuo. En la mayoría de los casos, la gente los llama “los melli”, (ya sean gemelos fraternos o idénticos) y me incluyo en esto porque a veces es muy difícil identificar a “Cristian” y “Hernán”, entonces para no equivocarse se les da un mismo nombre, “melli”.

            La adolescencia es una fase decisiva en la evolución de la independencia, y los gemelos tienen que elaborar un doble proceso: no solo tienen que independizarse de sus padres, sino también uno del otro. En mi opinión los hermanos Cristian y Hernán Anunzziatto, todavía no han comenzado el proceso de separarse el uno del otro, ya que estudian juntos, juegan al básquet juntos, trabajan juntos, viven juntos y hasta comparten el mismo grupo de amigos; por lo tanto no encuentro actividades que realicen por separado.

            Es probable que en algún momento, ambos gemelos , o quizás solo uno, se dé cuenta de que ir por distintos caminos es esencial para preservar la identidad de cada uno.

            Metiéndome en la carrera que estoy estudiando, voy a contar un poco de lo que sucede cuando uno de los gemelos resulta discapacitado, ya que las cosas pueden complicarse aún más.

            Estas anormalidades en el desarrollo posnatal se suelen detectar en los gemelos antes que en los demás niños, porque la madre toma mas conciencia de los defectos de uno de ellos al observar el progreso del otro.

            Cualquier padre de un niño discapacitado tiene una multitud de emociones encontradas, como la sensación de la pérdida del “hijo perfecto”. Los padres de gemelos pueden tener también la sensación de la pérdida, de la condición de gemelos. Imagino que para los padres, estimular y elogiar adecuadamente a los dos niños puede resultarles difícil.

            No es nada raro que los hermanos de niños discapacitados hagan regresiones en su evolución e imiten al pequeño disminuido. Puede ser también, que se sienta culpable de que sea el otro y no él, el afectado. Es posible que tenga la sensación de que disfruta de buena salud a expensas de su hermano. En ocasiones, este sentimiento de culpa induce al gemelo sano a tratar de hacerse perdonar, asumiendo parcialmente “la carga” de cuidar a su hermano.

            Otro sentimiento que puede sufrir el gemelo sano, es que no le prestan atención, puede estar celoso y resentido, ya que las actividades de la familia van a estar restringidas, y el tiempo libre de los padres va a estar dedicado, es su mayoría, al hijo minusválido.

            Pensando ahora en el gemelo discapacitado, pienso que debe ser inevitablemente difícil ver a su gemelo realizando hazañas que a él le estarán eternamente vedadas. Supongo que esto debe provocar un sentimiento difícil también para los padres, los cuales se encuentran entre la alegría del logro de su hijo sano, y la tristeza por el otro, el cual está imposibilitado de realizar la misma actividad.

            Gracias a este trabajo que realicé, he investigado sobre un tema que siempre me llamó la atención, y sobre el que tenía cantidad de inquietudes, que poco a poco pude ir descifrando.

            He leído un libro completo, extractos de otros e investigué en internet, pero pienso que lo que mas me ayudó fue tener un contacto directo y diario con estas personas en cuestión, esto fue lo que colaboró en mayor medida con esta monografía.

            Lo que más me impactó fue el tema de la dependencia entre ellos, algo que pude comprobar en charlas con Cristian y Hernán. Por este motivo traté de llevar a la práctica lo que leí sobre el respeto de su individualidad, empezando por el intento de llamar a cada uno por su nombre.

 

            Bibliografía de apoyo

                                       www.multifamilias.com


Volver al INDICE

Supported by

Para escribir comentarios, aportar ideas o publicar trabajos, por favor escribir a:Nicolás Pedregal - Última modificación 2006/04/17 © Nicolás Pedregal

Supported by